No, no subirá la inflación con la intervención de los Bancos Centrales

Debemos ver la intervención actual como un reciclaje de fondos canalizados hacia un uso más productivo.

La excepcionalidad de la aguda crisis sanitaria que vive el mundo solo es comparable a la que viven los mercados financieros y la economía. Cualquier persona que haya tomado unas clases de macroeconomía puede estar preocupada por la siguiente cuestión:

¿Si el Banco Central Europeo (‘BCE‘) empieza a imprimir dinero a la ‘Casa de Papel’, para paliar los efectos adversos de la crisis, se descontrolará la inflación ocasionando graves problemas económicos?

La respuesta es un rotundo NO.

¿Por qué? Básicamente debemos entender que el BCE no está imprimiendo dinero de la nada, sino que lo que consigue con las medidas excepcionales es reciclar el dinero que está huyendo de activos con riesgo hacia activos muy seguros (‘safe havens‘). Esta huída de capital, puede llegar a ser desastrosa. Los inversores, ante la presente incertidumbre, se vuelven extremadamente aversos al riesgo cosa que dificulta la obtención de capital por parte de empresas que serían rentables, y por ende, agregarían valor a la sociedad.

Prueba de que los negocios están teniendo más dificultades de financiación es el siguiente gráfico:

Tipo de interés real que tienen que pagar los negocios estadounidenses para financiarse a corto plazo (3 meses). La variable estudiada (3-Month Commercial Paper’) es ‘real’ pues está ajustada por el Federal Funds Rate, que es el tipo de interés de los préstamos diarios entre entidades financieras, y que está fijado por la Reserva Federal (‘La Fed’).

Cómo podemos ver, el tipo de interés que están pagando las empresas para financiarse a corto plazo se ha situado a niveles de la gran crisis financiera (‘Great Financial Crisis’, es el término consenso con el que los historiadores económicos describen el período financiero del 2007-2009). Esto es tremendamente perjudicial, pues para el sector privado (y público) la inversión es una condición necesaria para el crecimiento económico.

¿Dónde va a parar el capital en una crisis?

La pregunta es, si antes el capital estaba financiado las empresas y ahora lo hace en menor medida (debido al incremento de aversión al riesgo), ¿Dónde ha ido a parar todo ese capital? La respuesta es que la huída de capital termina en el balance de los bancos centrales.

Por ello es muy razonable que éstos lo estén poniendo de vuelta en el sistema mediante las medidas extraordinarias, sobretodo mediante la compra de deuda a largo plazo. Estos programas, llamados ‘Quantitative Easing‘ incrementan la base monetaria, es decir, sí que imprimen dinero, pero debemos verlo como un reciclaje de fondos canalizados hacia un uso más productivo.

Es cierto que si estuviéramos en una situación económica normal, un incremento de la base monetaria de estas proporciones supondría, con total seguridad, un período de hiperinflación como el que tantas veces ha sucedido en la historia. Pero NO estamos en condiciones habituales pues el parón económico a nivel mundial no tiene precedentes, y por ello las presentes intervenciones están totalmente justificadas y alineadas con nuestra comprensión hasta la fecha del sistema económico.

Published by Gerard

Avid reader with interests in finance, science and technology. Convinced that better ideas will prevail only if explained properly.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: